No puedo creer que haya vivido tantos años sin bucear…

Leí esta frase en alguna parte en internet y no pude evitar escribir acerca de ésta.

Quiero hablarles de lo que es el buceo para mi y estoy seguro que muchos otros buceadores tienen estas mismas afinidades. Teniendo en cuenta que todos nos adentramos de una manera u otra a este deporte por diferentes motivos o razones, pero siempre buscando lo mismo; divertirnos y al final hemos encontrado más que diversión. Hemos encontrado felicidad.

 

La primera vez que practiqué éste deporte fue a la edad 16 años. Acepte realizar el primer curso de buceo sólo porque mi padre quería que lo hiciera, y además por ser un poco mas guay que los compañeros de mi escuela jeje. Aunque solo me adentre a este deporte por motivos banales, esta actividad pudo despertar algo en mí; algo que no descubrí sino después de seis años, cuando me aleje del mar y de los deportes acuáticos. Me alejé porque me mudé a una ciudad increíble. Sin embargo faltaba algo en esta ciudad, que era indispensable en mi vida y que yo aún no lo sabia. El Mar.

Aunque vivía en un lugar increíble y tenia todo lo que en un lugar se puede tener, sentía que algo me faltaba y al darle vueltas a mi cabeza y tratar de escuchar mis sentimientos descubrí que lo que necesitaba era explorar, viajar, despertar en las mañanas con aquel calor de verano, con esa curiosidad de qué te vas a encontrar allí a donde vas a bucear; compartiendo risas con tus compañeros, conociendo gente nueva, intercambiando culturas, formas de pensar. Todas esas cosas me las brindaba el buceo. Al recordar todos esos momentos pasando por mi cabeza en cámara lenta, era poder ver segmentos de felicidad en todas esas personas con las que he compartido mientras practicaba este deporte y que vale la pena repetir siempre. Es ahí donde me doy cuenta y “NO PUEDO CREER QUE HAYA VIVIDO TANTO TIEMPO SIN BUCEAR”.

Es entonces cuando decido darle un giro a mi vida y decido mudarme nuevamente. Esta vez a una isla; a Malta, con el único objetivo de bucear y seguir experimentando todas esas cosas geniales y apasionantes que brinda el buceo.
En Malta decidí que no quería hacer otro trabajo que no estuviera relacionado con este deporte y me convertí en instructor de buceo.

Ahora me dedico a este deporte con el único objetivo de motivar a más personas a que se adentren en este maravilloso mundo, para que puedan experimentar todas esas cosas que nos brinda el buceo; como estar en contacto con la naturaleza, ver parajes increíbles, hacer nuevos amigos, compartir anécdotas, viajar alrededor del mundo y al mismo tiempo practicar un deporte.

La felicidad no es una estación a la que se llega, sino una manera de viajar y que mejor manera que hacerlo buceando. 🙂

By Diego Scuro +BUCEO 1 Comment

1 Comment

  • Excelente y muy motivacional. Gracias por compartir tu experiencia. Todos debemos seguir nuestros sueños y aquello que nos hace felices!

    Randolf Jimenez,
  • Your email address will not be published. Required fields are marked *